En la entrada de hoy voy a escribir sobre algo que, a pesar de estar muy claro en el CTE, no se hace de forma correcta en el 99% de los casos.

Se trata de la recepción de materiales, equipos y sistemas en obra.

Como ya he dicho, se hace mal el 99% de los casos. Además hay un problema añadido, y es que se suele hacer mal por concepto, que es peor que los fallos en la documentación.

En el artículo 7.2 de la parte I del CTE dice:

7.2. Control de recepción en obra de productos, equipos y sistemas

  1. El control de recepción tiene por objeto comprobar que las características técnicas de los productos, equipos y sistemas suministrados satisfacen lo exigido en el proyecto. Este control comprenderá:

 a) el control de la documentación de los suministros, realizado de acuerdo con el artículo 7.2.1;

 b) el control mediante distintivos de calidad o evaluaciones técnicas de idoneidad, según el artículo 7.2.2; y

 c) el control mediante ensayos, conforme al artículo 7.2.3.

7.2.1. Control de la documentación de los suministros

  1. Los suministradores entregarán al constructor, quien los facilitará al director de ejecución de la obra, los documentos de identificación del producto exigidos por la normativa de obligado cumplimiento y, en su caso, por el proyecto o por la dirección facultativa. Esta documentación comprenderá, al menos, los siguientes documentos:

 a) los documentos de origen, hoja de suministro y etiquetado;

 b) el certificado de garantía del fabricante, firmado por persona física; y

 c) los documentos de conformidad o autorizaciones administrativas exigidas reglamentariamente, incluida la documentación correspondiente al marcado CE de los productos de construcción, cuando sea pertinente, de acuerdo con las disposiciones que sean transposición de las Directivas Europeas que afecten a los productos suministrados.

 7.2.2. Control de recepción mediante distintivos de calidad y evaluaciones de idoneidad técnica

  1. El suministrador proporcionará la documentación precisa sobre:

 a) los distintivos de calidad que ostenten los productos, equipos o sistemas suministrados, que aseguren las características técnicas de los mismos exigidas en el proyecto y documentará, en su caso, el reconocimiento oficial del distintivo de acuerdo con lo establecido en el artículo 5.2.3; y

 b) las evaluaciones técnicas de idoneidad para el uso previsto de productos, equipos y sistemas innovadores, de acuerdo con lo establecido en el artículo 5.2.5, y la constancia del mantenimiento de sus características técnicas. 

  1. El director de la ejecución de la obra verificará que esta documentación es suficiente para la aceptación de los productos, equipos y sistemas amparados por ella. 

7.2.3. Control de recepción mediante ensayos

  1. Para verificar el cumplimiento de las exigencias básicas del CTE puede ser necesario, en determinados casos, realizar ensayos y pruebas sobre algunos productos, según lo establecido en la reglamentación vigente, o bien según lo especificado en el proyecto u ordenados por la dirección facultativa. 
  1. La realización de este control se efectuará de acuerdo con los criterios establecidos en el proyecto o indicados por la dirección facultativa sobre el muestreo del producto, los ensayos a realizar, los criterios de aceptación y rechazo y las acciones a adoptar.

 

 

Parece que leyendo esto, todo está claro, ¿no? Pues debe ser que no, porque lo primero que te dicen en las obras es “para que tienes tanta prisa si falta mucho para acabar la obra”.

Pues si, si hay prisa, a mi me parece algo tan lógico que no suelo hacer el intento de explicarlo, y éste es el error de concepto, pero hoy lo voy a decir para que quede claro.

LA DOCUMENTACIÓN PARA HACER EL CONTROL DE RECEPCIÓN DE MATERIALES, EQUIPOS Y SISTEMAS DEBE ESTAR EN POSESIÓN DEL DIRECTOR DE EJECUCIÓN MATERIAL ANTES DE QUE EL MATERIAL LLEGUE A LA OBRA.

 Y cuando digo antes, me refiero a con tiempo suficiente para poder chequearla y verificar su validez, es decir, si cumple con las exigencias de la normativa, el proyecto y/o la dirección facultativa.

Una vez analizada y aprobada la documentación y con ella, se va a la obra y se comprueba que los materiales acopiados se corresponden con la documentación que ha sido aportada, en más de una ocasión me ha sucedido que la documentación aportada era válida, pero el material, equipo o sistema era de un modelo, unas medidas o incluso fabricante distinto. Una vez que se comprueba que el material se corresponde con el indicado la documentación se podría utilizar en la obra.

Téngase en cuenta, que si se utiliza material no válido, por cualquier razón, hay dos posibles soluciones, una sería ensayarlo para comprobar que cumple con las exigencias y otro sería demoler la unidad o unidades de obra en los que se hayan utilizado; en cualquier caso, ambas soluciones son más caras que aportar la documentación con tiempo.

El problema, o al menos uno de ellos, es que se piensa que al ser “papeles” es un simple trámite y que se puede hacer de cualquier manera, y si no se hace, pues no pasa nada.

Yo creo que es fundamental realizar bien la recepción de materiales, equipos y sistemas, ya que el buen funcionamiento del edificio depende de ello.

Ojo, en el caso de los subcontratistas, son ellos los que deben aportar dicha documentación a la constructora principal, y además, la constructora principal debería chequear dicha documentación. Conozco casos que llegaron a juicio, en el que el contratista principal no pago al subcontratista por no haber aportado la documentación necesaria del material o sistema, concretamente placas solares y tarima flotante. La sentencia fue que tenía que pagar, pero cuando el subcontratista aportara dicha documentación (evidentemente, nunca la aportó porque el material no disponía de la documentación necesaria para poder ser utilizada en España).

En cuanto a los problemas con la documentación, la problemática es diversa, aunque yo diría que se pueden resumir en:

  • Los certificados de calidad aportados no son de producto, sino de gestión. Es habitual que me presenten certificados de calidad de gestión (ISO 9001, ISO 14001…) en lugar de un certificado de producto.
  • Los certificados aportados no están en vigor, bien porque hayan caducado directamente o bien porque la normativa haya cambiado y no se haya actualizado
  • La declaración de prestaciones o el certificado de garantía no están firmados por persona física.
  • La declaración de prestaciones está obsoleta, bien porque presentan una declaración de conformidad, bien porque ha cambiado la norma en la que se basan los ensayos declarados y no se ha actualizado la declaración de prestaciones.