En la entrada de hoy voy a escribir sobre los errores o defectos de montaje más habituales que me encuentro cuando reviso forjados unidireccionales de viguetas prefabricadas de hormigón.

Primero lo que ya he definido alguna vez como “errores de concepto” que considero más importantes.

  1. Viguetas y bovedillas de distinto fabricante.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que un forjado es un todo y así ha sido diseñado, las fichas técnicas de los forjados se llaman así y no ficha técnica de la vigueta. Esto quiere decir que no se puede encargar una vigueta y luego comprar la bovedilla que te parezca bien para montar el forjado. Cada forjado lleva su bovedilla, con la que ha sido calculado y ensayado. La resistencia final de la vigueta una vez hormigonado el forjado es mayor                    que la resistencia de la vigueta como elemento aislado y para que sea así debe estar rodeado del hormigón necesario para que alcance esa resistencia. Además un exceso de hormigón aportará más peso sin contribuir especialmente al aumento de resistencia.

Cuando voy a la obra con la ficha técnica del forjado y comparo las bovedillas de la obra con las de la ficha técnica, casi nunca coinciden y esto es un error grave que puede traer consecuencias graves, esto se agrava con viguetas doble T de hormigón pretensado y bovedillas de proexpan, ya que debido al diseño de las bovedillas no entra hormigón entre las viguetas y las bovedillas. También cuando se usan bovedillas especificas para forjados con vigueta metálica, donde no es necesario que entre hormigón entre la vigueta y la bovedilla ya que la resistencia final de la vigueta no se ve condicionada por el hormigón al estar calculadas sin tenerlo en cuenta.

Definición de viguetas y bovedillas de un forjado

Definición de viguetas y bovedillas de un forjado

Esta es la sección que debería tener el forjado de este fabricante en concreto, que no tiene porque coincidir con la de otro fabricante

Ejemplo de sección de un forjado

Ejemplo de sección de un forjado

Si cambiamos la bovedilla y colocamos, por ejemplo, algo así

Ejemplo de cambio de sección por cambiar la bovedilla

Ejemplo de cambio de sección por cambiar la bovedilla

Estaremos cambiando la sección resistente del nervio, y por supuesto, afectando a la resistencia del mismo. Además, debe tenerse en cuenta que la unión entre el hormigón de la vigueta y el hormigón vertido debe ser suficientemente resistente como para aguantar los esfuerzos a los que se verá sometido, y unos milímetros de hormigón no van a garantizar esa unión.

Resumiendo, cada vigueta debe llevar la bovedilla que le corresponde, no la más barata o más ligera o más bonita.

  1. Tipo de vigueta no adecuado al esfuerzo que deben soportar

Cada fabricante fabrica las viguetas con distinta resistencia, en los almacenes de materiales te las suelen vender según la luz que deben salvar, pero en realidad, no es un criterio del todo acertado. Claro está que, a igual carga, cuanto mas luz mas debe resistir la vigueta.

En los planos de estructura se incluye uno que define los forjados y en ese plano se incluyen, o deberían incluirse, los esfuerzos que se dan en las distintas partes de forjado.

Deben incluirse los momentos y los cortantes de cada tramo, y esto es por algo, no por capricho del redactor del proyecto.

Ejemplo plano de forjado

Ejemplo plano de forjado

Lo que ocurre, en muchos casos, es que luego nadie se encarga de comprobar en obra, antes del hormigonado, que las viguetas van a soportar los esfuerzos a los que va a ser sometidos. No voy a entrar en si debe ser el arquitecto o al arquitecto técnico, yo ya me conformo con que lo haga alguien.

En la ficha técnica del forjado viene una tabla con los esfuerzos que soporta cada tipo de vigueta en función del canto del forjado y el espesor de la capa de compresión.

Ejemplo de resistencia de esfuerzo de cada tipo de vigueta

Ejemplo de resistencia de esfuerzo de cada tipo de vigueta

Es con esa tabla con la que se debe comprobar la si las viguetas soportarán los esfuerzos a los que se verá sometido.

Como puede verse, en ningún caso se menciona la luz a salvar, por lo que en realidad es un dato que solo se necesita para que las viguetas quepan en el hueco donde deben ser colocadas, pero no para decidir si soportarán los esfuerzos.

Yo, para explicar esto en obra, siempre pongo el mismo ejemplo:

Supongamos una vivienda a nivel de calle con un forjado sanitario muy sencillo, con la siguiente distribución.

Ejemplo de distribución

Ejemplo de distribución

Las viguetas van en el sentido de las fechas y todas tienen la misma luz.

Está claro que las del garaje deben soportar mucha más carga, por lo que, si se piden al almacén por su longitud podría ocurrir que no soportaran el esfuerzo al que van a ser sometidas.

 

  1. Forjados sin marcado CE y/o declaración de prestaciones

Pues si, a las alturas que estamos, aun he visto algún forjado sin marcado CE ni declaración de prestaciones. Es obligatorio y punto.

Antes las fichas debían ser aprobadas por el ministerio correspondiente, pero ahora debe disponer del marcado CE y por supuesto declaración de prestaciones, con todo lo que ello conlleva.

 

Errores de ejecución propiamente dichos

  1. Falta de macizado en la cabeza de las viguetas.

A pesar de que en la mayoría de los proyectos es un detalle que se incluye, en obra es habitual que no se respete los 10 cm de macizado que contempla la norma. A veces el argumento utilizado es “la viga ya tiene la medida indicada en el proyecto, así que no necesita más”

Cabe recordar que ese macizado es para reforzar la vigueta a cortante, no la viga.

 

  1. Las viguetas no llegan a la viga y no se colocan conectores.

No podemos confiar en que el hormigón soportará a las viguetas por sí sólo. En la fotografía las viguetas apoyan en los muros, pero no entran en el zuncho. Ya que lo colocamos vamos a hacer que trabajen con los conectores o introduciendo las viguetas dentro del mismo

Apoyo de viguetas en zuncho

Apoyo de viguetas en zuncho. Archivo propio

  1. Falta de separadores.

He visto muchas patologías por falta de separadores, sobre todo en garajes y forjados sanitarios, donde hay más presencia de humedad.

  1. No macizado de zonas de forjado donde anclan negativos.

Esto se da cuando hay cambios de sentido de las viguetas y los negativos se anclan a la capa de compresión. Especialmente peligroso si los negativos pertenecen a un voladizo con cierta envergadura. Ojo, yo no tengo constancia de que las bovedillas rebajadas estén contempladas en la normativa (si alguien sabe algo al respecto que haga el favor de informarme)

  1. Falta de solape y anclaje de las armaduras.

Es verdad que el cálculo según la EHE es un poco engorroso, pero es que a veces no se respeta ni cuando se incluye un cuadro de solapes en los planos de estructura.

  1. No se respeta la distancia mínima entre barras.

Lo cierto es que esto lo considero más un error de proyecto, en obra resulta muy complicado subsanarlo, ya que aunque puede ser fácil sustituir dos barras por una de diámetro superior de igual cuantía que las dos anteriores, siempre hay otros aspectos que en obra puede ser más complicado tener en cuenta. Eso no quita que si se detecta el error deba subsanarse, incluso haciendo participe al redactor del proyecto. Son muchos los casos en los que un elemento se queda sin hormigonar por completo porque la proximidad de las barras impide que el hormigón llene la pieza por completo

 

Seguro que hay más errores, pero creo que estos son los más habituales y con ellos se da un buen repaso a los problemas que te puedes encontrar en un forjado unidireccional de viguetas prefabricadas

 

Espero vuestras preguntas si es que os surge alguna al leer la entrada.