CONTROL DE CALIDAD DEL PROYECTO

En la entrada de hoy voy a escribir sobre algo que, a mi juicio, está muy poco extendido en edificación, el control de calidad del proyecto.

Es cierto que, en obra civil es habitual que se realice una revisión del proyecto y, es cierto, que a estas alturas, a ningún ingeniero redactor del proyecto de una autovía o un aeropuerto le extrañe o sorprenda que se revise su trabajo.

Sin embargo, en edificación, aun hay ciertas reticencias al respecto.

Lo primero que se me ocurre es ir a ver que dice la normativa al respecto.

En el artículo 14 de la LOE dice:

En el artículo 6, punto 6.2 de la parte 1 del CTE dice:

Lo cierto es que, a pesar de lo que dice el artículo 14 de la LOE, el responsable de asegurar la calidad del proyecto es el propio redactor del mismo, no existiendo, actualmente, una normativa que obligue a aplicar lo dicho en el artículo 14 de la LOE.

A lo largo de mi carrera profesional he visto muchos proyectos, unos mejor redactados y otros peor, unos más completos y otros menos, pero lo cierto es que no siempre se puede o debe culpar a los redactores de los proyectos de la baja calidad de los mismos.

Haciendo un análisis muy somero, y sin pretender que sea un estudio de las causas, se me ocurren algunas razones por las que algunos proyectos no tienen la mínima calidad que deberían.

Lo primero que se le puede ocurrir a cualquiera es que el redactor no está suficientemente preparado para ejercer su profesión. Bueno, aunque es cierto que he visto casos en que era así, hay que tener en cuenta la gran cantidad de normativa debe ser tenida en cuenta a la hora de redactar un proyecto.

Tenemos la normativa nacional, que ya de por sí es bastante amplia, y aunque parezca mentira, no se limita al CTE.

Además tenemos la normativa autonómica. Debemos tener en cuenta, que las distintas titulaciones que permiten ejercer en España, lo hacen para todo el territorio nacional, por lo que debe multiplicarse por 17 comunidades autónomas, más Ceuta y Melilla.

Por otro lado, tenemos la normativa local, con lo que la cantidad de normativa a tener en cuenta podría llegar a ser casi infinita.

Otra posible causa para justificar la baja calidad de algunos proyectos podrían ser los precios que se pagan por un proyecto. En este caso, hay que echar la culpa, en parte, a los propios redactores de los proyectos, ya que son ellos los que fijan los precios. En este sentido tengo que decir que si un redactor de un proyecto te oferta 3000 € y otro te oferta 10000€ por el mismo trabajo, lo que suele pensar en promotor es que el caro quiere engañarlo, cuando en muchos casos lo que está ocurriendo es lo contrario, el que te oferta un precio muy bajo el que te está engañando, ya que el trabajo que va a hacer será acorde a ese precio, y eso significa que va a redactar un proyecto de muy baja calidad, lo que sin duda va a repercutir en tu obra.

Otra posible razón podría ser la falta de tiempo para redactar un proyecto. A veces los mismos promotores quieren tener su proyecto en un tiempo en el que es materialmente imposible redactar un proyecto con un mínimo de calidad. La misma administración suele ser uno de los promotores que solicita proyectos con plazos muy reducidos, y normalmente, tiene que ver con plazos impuestos por subvenciones, anualidades….. La verdad es que antes de la crisis si era habitual que los proyectistas se vieran envueltos en un montón de proyectos al mismo tiempo y sin poder dedicarles el tiempo necesario a cada uno de ellos, pero ahora, por desgracia ese problema ya no lo tenemos.

Lo cierto es, que por una u otra razón, son muchos los proyectos que no alcanzan la calidad que debieran, en algunos casos porque la información incluida en ellos es errónea, pero la mayoría de los casos es porque la información incluida en el proyecto es totalmente incompleta y tengo que decir que, a día de hoy, no he visto ningún proyecto en el que la información de los distintos documentos sea completamente congruente, encontrándome distinta definición para el mismo elemento en los distintos documentos del proyecto. (esto parece que con el BIM puede cambiar en no mucho tiempo)

En mi opinión, deberíamos ir hacia un sistema donde la calidad del proyecto se asegure, no solo mediante un control interno (redactor del mismo), sino también, mediante un control de calidad externo.

Para acabar una fotografía, que aunque no pertenece al ámbito de la edificación, refleja claramente lo expuesto en esta entrada. Primero el proyecto y después como se trasladó a la obra.

Parte del plano del proyecto de ejecución
Traslado a la obra del proyecto
fuente: Archivo propio

1 comentario

  1. Santos Ramajo Pavo

    Hola Elías, bueno creo que el precio de los proyectos no está bien legislado, y seguro que afecta a la calidad de los mismos. También la falta de profesionalidad de algunos…… Esto en mi opinión.
    Por cierto el ejemplo lo conozco!!

Responder a Santos Ramajo Pavo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.